Saltar al contenido

Crisol de Laboratorio

Un crisol es un recipiente que puede soportar temperaturas muy altas y se utiliza para la producción de metal, vidrio y pigmentos, así como para varios procesos de laboratorio modernos.

Los crisoles se utilizan en el laboratorio para contener compuestos químicos cuando se calientan a temperaturas extremadamente altas.

Puede contener todo tipo de sustancias, materiales y fluidos. También se utiliza en análisis químico gravimétrico cuantitativo.

crisol con tapa

Los crisoles están disponibles en varios tamaños y normalmente vienen con una tapa del tamaño correspondiente.

Los beneficios del crisol radican en su capacidad para soportar temperaturas muy altas, lo que lo hace ideal para experimentos de laboratorio que involucran reacciones químicas extremadamente calientes, así como procesos corrosivos y de pigmentación.

Es un aparato de laboratorio de química común que se utiliza para experimentos relacionados con el calor.

La importancia del crisol también se puede enfatizar en el hecho de que aumenta la eficiencia y eficacia del técnico de laboratorio.

La forma, el tamaño, el material, la altura y la capacidad de un crisol pueden variar según el propósito para el que desee utilizarlo.

  • Forma alta. El crisol de forma alta tiene paredes altas que tienen una protuberancia ligeramente hacia afuera. Tiene una abertura con un diámetro exterior superior que se reduce a un diámetro inferior o base más pequeño.
  • Forma ancha. El crisol de forma ancha tiene paredes cortas y parecen soportes bajos, planos o poco profundos. Tiene una abertura de diámetro exterior superior muy ancha como una forma alta y se estrecha hacia una base más pequeña o un diámetro inferior.
  • Betún. El crisol de betún tiene un fondo perforado. Su interior y exterior están vidriados a excepción del borde y la superficie inferior exterior.

También existen diferentes materiales:

  • Sílice. El crisol de sílice está hecho de un compuesto cristalino de alta calidad que es blanco o incoloro. Es dimensionalmente preciso y resistente a la corrosión y la abrasión.
  • Porcelana o cerámica. Tanto el crisol de porcelana como el crisol de cerámica tienen una alta resistencia al choque térmico y características refractarias. Pueden ser útiles para realizar experimentos a alta temperatura sin riesgo de deformarse o agrietarse.
  • Metal. El crisol de metal está disponible en arcilla-grafito o carburo de silicio y varios otros metales. Es ideal para usos en herramientas, fundición y mecanizado.
  • Acero. El crisol de acero se utiliza para fundir aluminio y zinc, que tienen una temperatura de fusión más baja que el acero.

También te puede interesar: