Saltar al contenido

Pinzas de laboratorio

Las pinzas de laboratorio son un instrumento con multitud de aplicaciones en la ciencia, la investigación y la industria. A menudo están hechas de acero inoxidable y las hay en una gran variedad de formas y tamaños, según el trabajo para el que están diseñadas.

Pinzas de laboratorio: Nombres y usos

Las pinzas son esos instrumentos metálicos pequeños, que generalmente se sostienen entre el pulgar y el índice, se usan para arrancar, sujetar o manipular y consisten en dos patas unidas en un extremo.

Estos son algunos tipos de pinzas utilizadas en laboratorios.

Estos pequeños utensilios, se utilizan en el laboratorio para diversos de propósitos, entre otros recoger, sostener y manipular objetos pequeños.

Las pinzas, también son un tipo de instrumento quirúrgico utilizado por cirujanos y médicos para la extracción de tejido, hueso y otras partes del cuerpo. Además, sirven para sujetar, mover y colocar tejidos durante la cirugía.

Las pinzas de laboratorio vienen con diferentes tipos de puntas que se pueden usar para diferentes propósitos, así como diferentes longitudes para diversas tareas.

El tamaño y la forma de los elementos que agarramos, colocamos o sujetamos requieren la necesidad de una variedad de estilos y formas de puntas de pinzas.

Las puntas pueden ser planas, redondas, puntiagudas, dobladas o cuadradas. Además, los cuerpos de las pinzas pueden ser rectos, doblados, curvos o en ángulo para una mayor accesibilidad a los objetos que deben manipular.

Pinzas desechables

Las pinzas desechables son adecuadas para trabajos de laboratorio precisos y son ideales para agarrar, levantar y mover objetos pequeños, por ejemplo, tejido fino, artículos pequeños o muestras sólidas. Los mangos estriados garantizan un manejo óptimo y seguro, así como un trabajo preciso.

¿Qué función tienen las pinzas en un laboratorio?

En un laboratorio, las pinzas son una extensión de nuestros dedos y su función es permitir agarrar, sujetar, colocar, quitar o sostener elementos que son demasiado pequeños o delicados para manipular con nuestros dedos.